Categorias

¡Winckler cada vez más aislado!

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

Parajoda evolutiva inspirada en Paco Ignacio: de chivo expiatorio a ‘chivito en precipicio’

Ante la fallida intentona del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, y el secretario de gobierno, Eric Cisneros, por destituir al fiscal general, Jorge Winckler, ha sido necesaria la intervención del presidente López Obrador, para de una vez por todas sacudirse al mentado funcionario vinculado a la yunicidad.

Las evidencias indican que el tabasqueño, asumió como propio el objetivo de su pupilo veracruzano, debido a que las cosas en la entidad van de mal en peor, incluso, la prensa de la Ciudad de México sostiene que Cuitláhuac es ‘el dolor de cabeza’ de la 4T.

Así pues, las andanadas contra Winckler se reiniciaron con una denuncia ante la FGR por presuntamente no actuar contra el crimen organizado. Los expertos señalan que las acusaciones más que fundadas son un circo mediático, pero ya sabemos que si la voluntad del Tlatoani es que lo encuentren ‘culpable’…así será.

Por otro lado, en el ámbito local, los actores de siempre reforzaron su presencia en los medios para descalificar, una vez más, el quehacer del fiscal.

A lo anterior, hay que agregar que el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edel Álvarez (en tiempos pasados aliado de Yunes y Winckler), ya fumó la pipa de la paz con la administración morenista y hasta un ‘lecherito’ se tomó con el inefable Cisneros.

Ya veremos en qué para el asunto, hay quienes afirman que don Jorge tiene una ‘batería de misiles’ para su defensa, pero lo cierto, insistimos, es que si ‘el Señor Presidente’ lo ordena, los días del abogado como fiscal están contados.

Posdata de mal agüero: pero si no lo logran…Cui habrá contagiado de su karma al patrón.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>