Categorias

¡SERGIO, EL BAILAOOOR!

cria cuervosEn el mundo de la política hay funcionarios que han adquirido fama por su enorme parecido con personajes de la farándula.

A Manlio Fabio Beltrones la clase política lo moteja como “Capulina” (Gaspar Henaine), el Rey del humorismo blanco porque nunca utilizó expresiones obscenas en sus bromas.

A Enrique Ochoa Reza lo identifican con “Clavillazo” (Antonio Espino), por su físico y movimientos corporales similares a los del comediante de carpa y vodevil que hizo famosa la expresión “Puuura Vida”.

Aquí en el Congreso local, hay un “legislador” que confundió el recinto con la pista de “bailando por un sueño”.

Sus colegas cuando lo ven llegar, le gritan a coro: ¡Hey, aguas, aguas que ya llegó (¿quién?) “Sergio, el bailador”!

Este personajito tiene gracia pa´ mover la cadera con sabor y por ello las muchachas lindas solo quieren bailar con él, porque las trastorna y enloquece.

Además, bailar jalao es lo que más le gusta.

Es el panista Sergio Hernández Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados.

Sergio Hernández

Una auténtica fichita sinónimo de arrogancia, cinismo y altivez.

Checo, utiliza el dinero del Congreso para dar rienda suelta a sus gustos más ocultos.

Por ello, no tiene intención de rendir cuentas de sus abusos y excesos en el ejercicio del poder, porque se siente protegido y acuerpado por su amigo y dueño del PAN estatal, José de Jesús Mancha Alarcón. Pepe Mancha para sus cuates.

Es el más folclórico de esta camada de diputados y una clara muestra del nivel político de los panistas de la actual legislatura local.

Pocos son los auténticos diputados que se salvan de realizar un trabajo parlamentario serio por el bien de Veracruz.

Y muchos los “gestores” que manchan los protocolos y el quehacer legislativo.

Esto se debe a que la ambición desmedida de unos cuantos, han sembrado la semilla de la discordia al interior de Acción Nacional.

La codicia desbordada provoca un cisma al interior de ese instituto político que ha orillado a militantes fundadores a cambiar de colores, porque ya no se sienten representados por sus siglas.

A nivel nacional, Ricardo Anaya (“El Joven Maravilla”), el candidato de la alianza por México al Frente, primero eliminó a su mayor competencia interna, Margarita Zavala y de ahí en adelante, muchos han seguido su camino.

El más reciente, no el último, Roberto Gil, quien anunció que, decepcionado, se aleja de la política y deja su escaño en el Senado, pero no se va a ningún otro partido.

Hay, además, una corriente interna que encabeza el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y el ex dirigente Gustavo Madero que están que trinan por la lista de senadores plurinominales que instruyó “su dirigencia”.

Arguyen que no se cubrieron las mínimas reglas de urbanidad política y que hay cachirules como Miguel Ángel Mancera, quien está impedido por la Constitución para brincar de la jefatura de gobierno de la CDMX al Senado.

Aquí, en Veracruz, “Checo, el bailador”, por el bien de la democracia, debe dejar de mover la cadera y procurar el respeto a sus colegas panistas, muy especialmente a las mujeres.

La fractura del PAN es evidente.

En el Congreso local hay varias Margaritas Zavala, que han sido llamadas incómodas por defender su honor y su trabajo, pero que no se amilanan y están más que puestas a defender sus derechos, desde la más alta tribuna del Congreso local.

Checo, podría retirarse de la farándula organizando su último bailongo en el Velódromo. Para que éste sea atractivo podría invitar como pareja a la carismática “Güereja” (María Elena Saldaña, cuñada del inefable Gabriel Deantes), quien del humor pasa a la política. Es candidata a diputada federal, impulsada por el PANAL, en Morelos…

 

 


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>