Categorias

¿Por qué José Narro no fue el candidato?

Javier Roldán DávilaAhora quieren que el clon de Plutarco funcione como Portes Gil

Los argumentos esbozados, para que el presidente Peña se decantara por José Antonio Meade como candidato presidencial del PRI, los cumple a plenitud José Narro.

El ex rector de la UNAM es un hombre con experiencia de gobierno probada, aún mayor que la del ‘superhombre’ del peñismo. Además, el reconocido académico no ha sido señalado de haber cometido actos de corrupción y tiene un plus sobre el ex secretario de Hacienda: ha hecho trabajo partidista.

A lo anterior, se agrega que durante su paso por la UNAM, Narro desarrolló vínculos con sectores de la izquierda que le permiten tender puentes con ellos. No sobra decir, por obvias razones, que conoce de cerca el perfil de los millennials.

Sin embargo, a diferencia del tecnócrata, el secretario de Salud no garantiza un proyecto transexenal del grupo en el poder e incluso, hizo atinadas críticas a la cacareada reforma educativa, que le valieron enfrentamientos con Aurelio Nuño.

En realidad, Peña cae en la tentación de buena parte de los Tlatoanis, cuando busca que su proyecto perdure más allá de su mandato, lo que al final del día, se ha convertido en el principal error de los que aspiraron a ello.

Con Meade como candidato, Nuño como coordinador de campaña y Videgaray moviendo los hilos, la tecnocracia acabó adueñándose del PRI. Ya veremos si, como celebran anticipadamente, les alcanza para ganar, de lo contrario, tendrán un futuro sombrío.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>