Categorias

¡Marina Y Sedena, Salvavidas!

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Mientras los autodenominados líderes de opinión discuten sobre las formas y los rumores alrededor de la cúpula de las instituciones de cara a la nueva administración, las bases de esas instituciones se parten el alma en las calles y el campo salvando vidas.

Es decir, si los rumores sobre las designaciones, dudas y propuestas acerca del próximo secretario de la Defensa pudieran llegar a ser noticia, los soldados, los hombres y mujeres que conforman el ejército mexicano están salvando vidas, poniendo en peligro sus vidas por quienes no conoce, pero sabe cercanos no sólo porque son sus semejantes, sino porque son sus hermanos. Tienen el mismo color de piel, nacieron en las mismas tierras y conocen el desastre desde la más tierna infancia.

El Ejército mexicano está conformado por gente del pueblo, y trabaja para el pueblo. Cada soldado ha dejado atrás el entrenamiento para la guerra, no son los guerreros que luchan contra un enemigo sino héroes anónimos que salvan la vida de sus semejantes en medio de la desgracia.

Sea huracán o temblor los mexicanos ven en el uniforme del ejército la salvación. Los soldados y los marinos mexicanos no se reconocen en la ideología, sus actividades no tienen colores de partido político alguno, su objetivo es salvar vidas y para eso deben también estar no sólo entrenados sino convencidos.

En Veracruz puede vérseles codo a codo a marinos y soldados, erigiendo muros de contención para evitar que las aguas movidas por el huracán afecten las casas, los hospitales y escuelas que son parte vital de la vida de los habitantes del lugar.

Con la llegada del huracán ciudades enteras corren peligro en Veracruz, el río Papaloapan, por ejemplo, lo que pone en riesgo inminente a Tlacotalpan, ciudad nombrada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Otros municipios que también están en la ribera son Amatitlán, Chacaltianguis y Tlacojalpan.

La Secretaría de la Defensa Nacional colocó personal adscrito a la 19 Zona Militar en Tuxpan, Veracruz, para aplicar el Plan DN-III-E en auxilio a la población afectada por las fuertes lluvias y el desbordamiento del arroyo Oro Verde en el municipio de Álamo.

Hay 160 mil afectados, de 60 municipios. En la zona, el Ejército mexicano apoya con 110 elementos, y la Marina Armada de México con 153 efectivos. Protección Civil del estado,  trabaja en las labores de prevención para subir el nivel de la costalera en las orillas del río.

Otro municipio que está en riesgo de inundación es Minatitlán, por el nivel del río Coatzacoalcos, que ha incrementado su nivel. Motivo por el cual el personal de la 29 Zona Militar, realiza la colocación de costales con arena e instalan bombas de desagüe, para evitar riesgos para los habitantes.

La Unidad de Apoyo Móvil, integrada por 155 elementos de la Primera Región Naval de la Secretaría de Marina-Armada de México, fue enviada a los municipios de Alvarado, Cosamaloapan y Tlacotalpan, Veracruz, para la aplicación del Plan Marina. La dependencia se da tiempo para explicar acerca de sus tareas de asistencia, porque así lo marcan sus protocolos. Sus trabajos incluyen recorridos aéreos y terrestres, de apoyo y vigilancia en estos tres municipios.

La UAM está integrada por 155 elementos con el apoyo de 14 vehículos de diversos tipos, una ambulancia, una estación de comunicación móvil y una cocineta móvil. Además, el equipo para el personal naval incluye un motogenerador portátil y dos embarcaciones menores, así como material y equipo necesario para realizar tareas encaminadas a salvaguardar la vida humana.

La Semar informó que el personal desplegado para el Plan Marina se mantiene en coordinación con las autoridades de Protección Civil y de los tres niveles de Gobierno, para apoyar a las comunidades ubicadas en zonas de riesgo.

Es decir, los afectados por las lluvias torrenciales dependen completamente de la heroicidad de la labor de los soldados y marinos mexicanos.

En Jalisco, personal de la 41 Zona Militar aplica el Plan DN-III-E en su fase de prevención, con la realización de recorridos en las calles de los municipios de Puerto Vallarta y Melaque, ante la influencia del huracán Willa.

El Plan DN-III-E, en fase preventiva, permite una preparación para reaccionar en forma oportuna y tomar acciones dirigidas a controlar el riesgo, evitar o mitigar el impacto destructivo de los desastres sobre la vida y bienes de la población, la planta productiva, los servicios públicos y el medio ambiente.

Un ejército que realiza simulacros de los desastres no necesita de amenazas del enemigo para enfrentar a la adversidad. En Jalisco, por ejemplo, se realizan simulacros para verificar la organización de los equipos de trabajo y el estado del material disponible para atender una situación de emergencia.

Nuestro ejército y la Marina son fuerzas de paz. Se convierten en organizaciones del futuro que han dejado atrás la barbarie de la guerra, pero no por ello son vulnerables o frágiles.

Al contrario, son grupos de mexicanos que se entrenan trabajando, salvan vidas poniendo en riesgo las suya. Son soldados que combaten la adversidad, que conocen la naturaleza y la hacen menos agresiva, casi amigable.

Los soldados y marinos están presentes en la prevención de los efectos del desastre. Evitan que haya riesgos en las personas, se preparan para que los efectos nocivos de la naturaleza sean menores. Van más allá de lo inmediato para prever lo que puede evitarse. Su preparación es permanente porque las amenazas también son permanentes.

México tiene en sus fuerzas armadas un aliado. Un defensor de su vida y de sus derechos. Son la base de instituciones sólidas que seguramente caminarán con los mexicanos siempre leales.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>