Categorias

En busca del presente perdido

Javier Roldán Dávila

Javier Roldán Dávila

No seamos ni populistas ni macroeconómicamente correctos, sino todo lo contrario

Los que nacimos en la década de los sesenta para acá, desde que nos convertimos en ciudadanos, siempre hemos tenido como punto de referencia la austeridad presupuestal.

Con asombro, escuchamos las historias de cuando a los perros ‘los amarraban con longaniza’, cuestión que en términos de economía, significa que había crecimiento constante del PIB, además de que la paridad peso-dólar podía mantenerse fija por años.

Las grandes obras públicas del desarrollo estabilizador no existen más y de ‘administrar la abundancia’ en el boom petrolero, pasamos a la década perdida, que en realidad, ya casi son cuatro.

El país ha crecido, pero no al ritmo necesario para ofrecer oportunidades de progreso a las mayorías, por el contrario, el número de pobres se ha ensanchado (y por si no fuera poco, los millonarios son más ricos), además, la educación y salud pública, han disminuido en calidad y capacidad de atención, de la seguridad y otros beneficios ni hablamos.

Por lo anterior, lo que requerimos, más allá de los diagnósticos, es plantear un modelo (no reeditar), que centre su atención en el presente, no en el futuro. La cantaleta de que los sacrificios valen la pena porque vamos por buen camino, se convirtió en justificación de políticos cínicos. Bien dijo Keynes: en el largo plazo todos estaremos muertos.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>