El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, inauguró hoy el Centro de Tecnologías para Aguas Profundas del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), en donde expresó a “quienes de manera fácil convocan a dar marcha atrás a la Reforma Energética, francamente sería condenar a que nuestro país regrese a un modelo caduco, obsoleto, a un modelo que ya no funciona en ninguna otra parte del mundo”.

“Sería exigirles a los mexicanos que tuvieran que pagar los préstamos que el Gobierno adquiriera, que PEMEX adquiriera, y eventualmente con posibilidad de éxito o no en la exploración y explotación que eventualmente tuvieran que realizar”: EPN

Reforma Energética

Hoy se han comprometido ya, hacia los próximos años, inversiones del orden de 200 mil millones de dólares. Se requiere que otros inviertan, que el sector privado invierta, que deje una importante renta para el Estado Mexicano, para la sociedad mexicana.

  • Quienes laboran en el Instituto Mexicano del Petróleo “saben muy bien la historia que hay detrás de la explotación de nuestros recursos energéticos”.

Cancelar la Reforma Energética es condenar a que dejaran de existir más de 800 mil empleos que se prevé genere la puesta en operación.

Es, prácticamente, condenar a la desaparición de las inversiones que hoy demandan certeza.

También implicaría que los mexicanos tengan que pagar esos 200 mil, y en los próximos 15 años, los 600 mil millones de dólares que demandará el poder reponer la producción petrolera que el país perdió.

“Es una Reforma que toma tiempo. Ustedes mejor que nadie lo saben, y la sociedad que nos escucha a través de los medios de comunicación lo saben también, o hay que informarlo. Lo que se hace para explorar, para explotar, no se hace de la noche a la mañana, son proyectos que toman tiempo: cinco, diez, o quince años”: EPN

Con la Reforma Energética “logramos mantener la propiedad intocable del Estado mexicano, de los mexicanos, sobre sus recursos naturales. Abrimos a la participación del sector privado para que con capital privado se arriesgara, y no fuera sólo PEMEX, no sólo el Gobierno, sino que con el capital privado puesto en riesgo se dedicaran a hacer la exploración y eventualmente la explotación”.

  • De la renta petrolera, de lo que eventualmente obtengan cuando tengan éxito esas exploraciones que lleven a cabo, buena parte de esa renta será para el Estado mexicano.
  • Los grados de renta que tendrá el Estado son por encima del 65 por ciento, sin que el Estado tenga que arriesgar un solo peso, un solo centavo.