Categorias

El escándalo Benalla amenaza a Macron: la caída del todopoderoso guardaespaldas tiene en vilo al Elíseo

Apenas un año después de llegar al Palacio del Elíseo Emmanuel Macron ya tiene su gran escándalo como presidente francés. Si Sarkozy estuvo en el foco público por varios casos de corrupción y Hollande por sus supuestas infidelidades, el líder de En Marcha se está enfrentado a la reprobación general por las actuaciones de su antiguo jefe de seguridad.

Las pruebas demuestran que Alexandre Benalla, recientemente despedido por apalear a dos manifestantes el 1 de mayo provisto de un casco policial, acumuló un enorme poder que resulta muy difícil de explicar, por lo que los rumores sobre qué podía saber sobre su jefe cada vez son más altos.

La lista de privilegios era grande: se le había dado un lujoso apartamento en el centro de París y un coche oficial con chófer y además contaba con un pase que le permitía moverse libremente por la Asamblea Nacional y tenía acceso a la residencia privada de Macron en Touquet.

También portaba un arma cuyo permiso había sido denegado por el Ministerio del Interior, pero que la Prefactura de París sí permitió en una controvertida decisión que está siendo estudiada con mimo. Podía acceder a todos los rincones del Elíseo y tenía acceso a los mayores secretos Parecía que Benalla, a sus 26 años, no tenía ningún tipo de cortapisas. Y así llegamos a ese polémico 1 de mayo en el que todo cambió.

Alguien le filmó agrediendo a un chico y a una chica en una manifestación. El guardaespaldas había recibido una acreditación como observador del trabajo policial. Perodecidió participar en los golpes ataviado con un casco policial. El vídeo fue publicado en Le Monde y se desató la tormenta.

Pese a la gravedad de lo ocurrido, Macron no le despidió de inmediato, sino que simplemente le suspendió 15 días de sus funciones y se les pudo ver en varios actos juntos tanto en mayo como en junio. De hecho, Benalla estuvo en el autobús de la selección francesa que celebraba el título en el Mundial por las calles de París a mediados de julio.

French President-elect Emmanuel Macron attends a ceremony at the Luxembourg Gardens to mark the abolition of slavery and to pay tribute to the victims of the slave trade, in Paris, France, May 10, 2017. REUTERS/Christian Hartmann

French President-elect Emmanuel Macron attends a ceremony at the Luxembourg Gardens to mark the abolition of slavery and to pay tribute to the victims of the slave trade, in Paris, France, May 10, 2017. REUTERS/Christian Hartmann

Un error que el Gobierno trató de subsanar, pero ya era tarde. Pese a su despido, el escándalo se ha ido haciendo más grande e incluso Los Republicanos han anunciado que van a presentar una moción de censura, que probablemente no prospere, pero que muestra lo caldeados que están los ánimos.

El ascenso del guardaespaldas fue meteórico y muchos se preguntan qué tipo de relación tenía con Macron para protegerle tanto. Y es que su despido solo se ha producido en el último momento y obligado por la presión social.

Nacido en Normandía, fue un buen estudiante que se licenció en Derecho. Tras un empleo como portero de discoteca, pasó a los servicios de seguridad del Partido Socialista en 2010 y trabajó como guardaespaldas en la campaña de Hollande. Después fue chófer y guardaespaldas del ministro Montebourg hasta que este le despidió por intentar huir tras un pequeño accidente con el coche oficial. Ahí apareció en escena Macron, entonces ministro de Finanzas, que le dio su confianza y desde ese momento Benalla se convirtió en su sombra.

En su carrera en solitario siempre ha estado detrás del presidente copando más y más poder cada vez, hasta queeste escándalo ha dinamitado su carrera y ha comprometido al hombre más poderoso de Francia.

Por lo pronto la controversia está en boca de la opinión pública y los sindicatos policiales han denunciado que el servicio de seguridad presidencial, liderado por Benalla, daba órdenes y tomaba decisiones fuera de las estructuras legales y constitucionales. El asunto tiene el monopolio de los trabajos parlamentarios y la prometida reforma constitucional de Macron ha sido aplazada. Está por ver qué revelan las investigaciones y cómo afecta en el futuro de su presidente, pero las señales no son muy halagüeñas.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>