Categorias

¡Descontento y desilusión en Xalapa por el alcalde!

0c9a278d-2b29-4a50-867d-6862951ba481

 

Abel Magaña C.

Con el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez se puede aplicar la máxima que no es lo mismo ser crítico de toros que torero.

No es lo mismo ser estudioso de los problemas sociales que en administración pública, en la práctica, resolverlos.

En palabras llanas, no es lo mismo ser borracho que cantinero.

Nadie duda que Hipólito es un buen hombre, inteligente y probo, pero con todo respeto, como dice el clásico, no ha mostrado los tamaños para ser presidente municipal.

Lo sigue el fantasma de la tibieza y pésimo gobierno.

Para empezar, abrió la boca y soltó que en Veracruz no había gente calificada para ocupar cargos importantes en la administración municipal, por lo que, al igual que los panistas en el gobierno del Estado, importó funcionarios de otras entidades.

Además, no ha podido lidiar con los sindicatos de la administración municipal, pues dejó en manos de la síndica Ivonne Cisneros el control del ayuntamiento.

Y culpó de todos sus males, de la poca operación municipal a la administración priista anterior, que lo había dejado atado de manos y piernas.

En plena campaña electoral, se enfrascó en dimes y diretes con el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien lo agarró de “puerquito” para llevar agua a su molino proselitista.

En fin, que, por una cosa u otra no termina de agarrar los hilos conductores del gobierno municipal, lo que ha propiciado la toma de palacio por distintas organizaciones urbanas que reclaman lo que consideran sus derechos.

Lo mismo colonos que piden obras de todo tipo, que comerciantes que pelan por las calles que consideran suyas.

Vaya, a estas alturas de su administración, apenas si ha podido enviar a un puñado de policías a capacitarse a Puebla, ante la negativa del gobierno del Estado y el Congreso de permitírselo.

En pocas palabras, la burocracia se tragó al buen Hipólito Rodríguez.

Pero hay una buena y una mala para los xalapeños que están descontentos y desilusionados con su alcalde.

La buena es que pronto terminarán sus problemas y la mala es que el presidente municipal, se irá de la capital del Estado, pues se rumora que será llamado a la administración federal.

Pero para eso faltan otros cuatro meses de broncas en Xalapa la bella.

En tanto, que siga la academia dando palos de ciego en la administración municipal.

A Hipólito le quedó grande la yegüa…

 

 

 

 

 


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>