Categorias

Cecilio García Cruz/Jesús Te Ampare.- ¡¡¡EL APLAUSÓMETRO!!!

“Ahora bien la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve”.
Hebreos 11:1

Cecilio García Cruz
El teniente Diógenes Bravo, un policía honesto y humilde al servicio de la comunidad, no fue convidado al Primer Informe de Gobierno de Cuitláhuac García.
Por su disciplina férrea casi espartana, y como servidor público decidió acercarse al Teatro del Pueblo, escenario del evento político donde se hizo pasar por un elemento con la instrucción de proteger a la enviada de AMLO.
Diógenes, pudo colarse entre “chairos, tirios, troyanos y acarreados”.
Recibió empujones, codazos, mentadas de madre y pinchazos en los ojos, pero logró saludar a la señora Olga María del Carmen Sánchez Cordero, ‘la mera mera’ de Gobernación y enviada especial del “terco y perseverante” constructor de la 4T.
La mismísima ex ministra que representó al tabasqueño en la toma de protesta de Jaime Bonilla como gobernador de Baja California y donde se ufanó al declarar a la prensa que el flamante mandatario “pervivirá” cinco y no dos años en el poder “porque es legal y la norma está vigente”.
Diógenes, con gran discreción se sentó en la parte más alta de la gradería, o sea, en una butaca de gayola desde donde observó y escuchó perspicazmente cada una de las expresiones del mandatario.
No se emocionó, menos aplaudió. Pero eso sí, constantemente arqueaba las cejas y abría los ojos como lo hacía Adalberto Martínez, el extraordinario comediante más conocido como “Resortes” por su estilo muy peculiar de bailar. Todo un señor bailarín del mambo y el chachachá, que sabía “mover el bote” al ritmo de la música cubana.
Diógenes no lo podía creer. Escuchaba agradecimientos y más agradecimientos; elogios al por mayor para los integrantes del gabinete presente.
Muchas gracias, muchas gracias, muchas gracias, era el eco estridente que retumbaba en el recinto. Nos recordó a Don Pedro Vargas con su tradicional “muy agradecido, muy agradecido, muy agradecido…”
O como diría el diputado Héctor Yunes “de poco le sirve a Veracruz convertir un acto republicano en un espacio para el autoelogio, el aplausómetro y el futurismo. La principal aspiración del gabinete debe ser cumplir con la tarea encomendada”.
Al concluir el evento, un avezado periodista ubicado en la puerta principal del teatro, intentó entrevistar a Cuitláhuac, pero “el estado mayor chiquito” lo impidió.

images (20)
Diógenes, muy atento y respetuoso saludó al reportero quien le preguntó si conocía al secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado y la respuesta fue “solo en fotografía y por lo que se dice de él”.
Y de bote pronto, el periodista le soltó:
¿Y usted qué opina del informe?
“Mucho se ha dicho que se hará justicia, caiga quien caiga y resulta que caen los que no debieran caer, mientras aquellos a quien les cae de todo, esos nunca caen.
“Vivimos en un mundo de desorden y de violencia, un mundo donde nadie respeta a las instituciones ni las instituciones respetan a nadie; un mundo de injusticias donde se abusa de la autoridad que da el poder.
“Nosotros, la policía, debemos de representar el orden y la seguridad y no convertirnos en una amenaza uniformada.
“Cuando nos demos cuenta, cuando hagamos conciencia que más que autoridad somos servidores públicos, nos habremos ganado el respeto de nuestros conciudadanos y la confianza de la sociedad a la cual servimos”.
El reportero quedó sorprendido con las declaraciones de Diógenes quien le dio “la de ocho” del informe de labores para su medio de comunicación.
Esta exposición detallada, lúcida y certera, corresponde a un fragmento del filme “El patrullero 777”, estrenada el 27 de abril de 1978 y el penúltimo trabajo de nuestro Charlot mexicano, Mario Moreno, el popular “Cantinflas”.
Han transcurrido 41 años desde que el teniente Diógenes Bravo (Cantinflas) emitió este vibrante mensaje que traza a la perfección los escenarios políticos actuales al señalar los infortunios de la justicia, el desorden, la violencia, el temor a la policía, la prepotencia de los funcionarios públicos y la desconfianza, cada día más inflexible, de la sociedad hacia ellos.
Ante el escenario errático de funcionarios ineptos, solo se puede afirmar:
El “tigre” se quedó sin soga y está despierto.
‘¿O no chatos?’.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>