Categorias

CACIQUE DE EMPRESA Y CACIQUE DE CAMPO…..

SOCRATES

¡QUE CONSTE,…SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

         Hace unos días, viendo las agresiones de algunos resentidos con el triunfo de AMLO y de cómo incluso llaman a la “resistencia” y a no dejar que su gobierno sea claro porque tiene un alto nivel de votación que muestra que existe un amplio respeto y apoyo social, así que lo más prudente es comentar del tema y no dejar que algunos acelerados hagan tonterías o alienten a que se realicen y la historia que contaré es totalmente verídica. “Un buen día escuchaba a uno de mis compadres mentar madres, amenazar con el que hablaba por teléfono de una manera brutal y grosera, lo menos que le decía es que era un cobarde y un bueno para nada y un corrupto y ratero. En un momento que al parecer escuchaba los argumentos o las mentadas de la otra parte, le pedí que tapara la bocina y le pregunté que con quién estaba peleando y me dio el nombre. Inmediatamente me preocupé porque el nombre que me daba era el de un sicario y brutal asesino que todos conocían en la zona de las huastecas y se lo dije, el tapó nuevamente la bocina y me dijo: “Ni te preocupes compadre las mentadas y las amenazas se las doy por teléfono y él está muy lejos de aquí, así que no hay peligro de inmediato y si me lo encuentra algún día pues le digo que no me haga caso porque al fin y al cabo sabe que cuando ando borracho soy bien hablador y, pues no pasará nada” Y cuando vimos las amenazas de los empresarios, comerciantes, banqueros que alegaban que todos sus trabajadores deberían votar en contra de AMLO, pues yo pensaba en que hablaban en serio, pero no, gracias a Dios que no hablaban en serio y de que sus amenazas de que abandonarían el país y por supuesto sacarían sus inversiones pues eran puro blof, y como mi compadre, al final de cuentas, hablaban por medio de los medios de comunicación y no de frente al nuevo presidente, y pues, él, ya sabe que cuando andan calientes y con miedo, de pronto, algunos llegan a tener la lengüa más larga que sus convicciones y así, gracias a ellos y a la tolerancia de AMLO, pues no pasó nada…

         Y también recordaba aquellas acciones que como viejo cacique en San Luis Potosí llevaba Gonzalo N. Santos ,y que nos dan una idea de cómo se comporta hasta la actualidad la “clase política” que controla los mercados regionales y los recursos financieros de préstamo para los campesinos y cuando no les obedecen o son “rejegos” y no se dejan, pues esos caciques de pueblo imponen la ley del destierro, encierro o entierro y usan mucho más eso último que lo demás, así que cuentan que un buen día llegó un pequeño ganadero de la Huasteca, para solicitarle el favor para que interviniera con la “autoridad” y dejaran libre a su hijo que había sido detenido y acusado de algún crimen que no había cometido. El Viejo Cacique, “El Alazán Tostado”, hizo lo que le solicitaron y como buen cacique que controla todo pues le hicieron caso y soltaron al hijo del ganadero. Al saber la noticia, el hombre, agradecido le dijo al General Gonzalo N. Santos que, le dijera qué cuánto le debía por el favor y, el viejo mañoso, le contestó que le  había solicitado un favor y lo hizo y que los favores no se cobran. El pequeño ganadero seguía con gran agradecimiento con el general y llegando a su ranchito donde comenzaba a criar algunos buenos animales, seleccionó uno, y se lo llevó a Don Gonzalo como regalo y pago por el favor. Nuevamente, el viejo mañoso, le dijo que de ninguna manera aceptaba eso y que en cambio, como le gustaba el animalito, él, le dijera que en cuánto se lo vendía. El ganadero agradecido le dio un precio muy bajo, como de mil pesos, cuando ese tipo de animales tenía un precio como de veinte mil pesos, y el general le contestó: Pues muy bien amigo, aquí le doy veinte mil pesos, y por favor, tráigame veinte de esos animalitos…” Así, de todas formas los jodía…

         Cuando yo les pregunto a muchos campesinos la razón por la que prefieren andar de chalanes en la capital en vez de sembrar, me dicen: Pues jefe es que no sale, en mi milpita saco como tres o cuatro toneladas de maíz y de esas, cuando mucho, gasto para la casa 500 kilos, y cuando voy a vender la cosecha pues llegan por ella, porque no tengo ni burros para llevarla, y con ese cuento no me dan ni mil pesos por la tonelada, así que si vengo a trabajar ACÁ PUES ME GANO CUANDO MENOS CIEN PESOS, Y MEJOR COMPRO EL MAÍZ PARA LA CASA, y ya no tenemos ni gallinitas ni chivos porque nos las roban o los compran muy baratas, y así, mejor, compramos la gallina cuando hay fiesta y mole y mezcal, y los huevos, pues los dejamos como hemos dejado los huevos para defendernos, así que seguimos comiendo frijoles y maíz ,y los hijos, pues piden limosna, y cuando ya pueden talachar pues le talachan de albañiles o de lo que sea, y acá, pues hay tiendas más cerca y luz y agua y mi vieja no tiene que caminar tres o cuatro kilómetros para sacar una ollita de agua, ya ve que en la Mixteca pues lo que falta mucho es el líquido y el maíz y la medicina y los doctores y los maestros y los cuadernos y los libros y la luz y el drenaje y… todo nos hace falta amigo, acá, cuando menos, de vez en cuando nos regalan ropa o la compramos de medio cachete de diez pesos, y hay luz y pues hay la llevamos, total, jodidos allá y jodidos acá, cuando menos, acá, hay doctores más cerca, pero el hambre, la miseria y la discriminación es la misma, allá o acá, y por eso, cuando escuchamos que nos van a hacer justicia y nos ayudarán para que produzcamos en el campo, pues nos alegramos y nos ponemos contentos, así podemos regresar a la tierra donde el silencio nos deja pensar y ver a los críos reír y no andar en las drogas como ya lo hacen acá…. ojalá, pues sea cierto y no sean palabras como siempre, y la desilusión y la desesperanza…porque el hambre, es de siempre…


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>