Categorias

Asuntos Públicos – Derrota celebrada como triunfo

Eduardo Coronel Chiu

En el acuerdo final alcanzado con el gobierno de los Estados Unidos para evitar que hoy comenzaran a aplicar aranceles arbitrarios a los productos mexicanos de exportación, se impuso el realismo en las relaciones internacionales; venció el más fuerte y se doblegó la política del Estado Mexicano.
Si bien es cierto, en el país –y entre los sectores norteamericanos que serían afectados por la guerra comercial amagada por Donald Trump– nadie quería amanecer hoy con una crisis del comercio exterior y la recesión económica en puerta, tampoco podría decirse que el resultado haya sido una victoria para el gobierno mexicano como ha querido presentarla el presidente Andrés Manuel López Obrador y su héroe del momento, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, el que dice regresó “intacta la dignidad nacional”.
Aparte de considerar la ilegalidad de la amenaza, unilateral y ajena a los tratados comerciales con USA, la coyuntura electoral norteamericana, motivante de la actitud del presidente Trump, se debe admitir que la tensión en buena medida se causó por la extrema tolerancia del actual gobierno de López Obrador, quien alentó y protegió las caravanas de migrantes hacia los Estados Unidos. Y ahora se ha visto obligado a ceder, conforme a las directrices impuestas en la política exterior, tanto en materia de migración como en la de seguridad.
El acuerdo divulgado
El comunicado que difundió a la prensa la secretaria de Estado del gobierno de USA, en presencia de nuestro secretario de Relaciones Exteriores –mismo que se encuentra en su página de internet–, constata de qué lado están las ventajas y a quién le ponen a hacer su tarea de contención y de policía migratoria, incluido su rol de estación para devoluciones inmediatas de solicitantes de asilo.
El primer encabezado –México aumentará la aplicación de la ley–, establece que “México tomará pasos sin precedentes de incremento en la aplicación de la ley para frenar la migración irregular, incluyendo el despliegue de la guardia nacional en el país, con prioridad en la frontera sur”. Asimismo, “tomará acciones decisivas para desmantelar a las organizaciones de tráfico y contrabando de personas, así como el financiamiento ilícito y las redes para su transportación”.
Es decir, la Guardia Nacional, creada para las tareas de seguridad pública que preocupan a los mexicanos por la incontenible violencia delictiva, ahora tendrá que ocuparse también de detener a los migrantes y a los polleros, con las implicaciones de un costo mayor y de la necesidad de aumentar los cuadros y dispersarse en las tareas.
En segundo lugar, el protocolo de protección a migrantes, que acordaron aumentará los Estados Unidos, significa que México deberá recibir en devolución a aquellos que crucen la frontera en busca de derecho de asilo, mientras esperan que los tribunales americanos resuelvan su situación legal. Para estos, México, por razones humanitarias, ofrecerá empleos, salud y educación. Estados Unidos solo se comprometió a promover que las respuestas a peticiones de asilo se demoren menos.
Por otro lado, el tema no está cerrado. Se acordó que en el supuesto de que las medidas adoptadas no den los resultados esperados, se tomarán otras acciones, las discusiones continuarán y de ser necesario se complementarán y anunciarán dentro en 90 días.
Finalmente, sin ningún compromiso concreto, las partes saludan o dan la bienvenida al plan propuesto por México con la participación de los gobiernos centroamericanos para generar una estrategia regional de desarrollo dirigida a las causas profundas de la migración.
Entre la mano franca y las cosas que no se revelaron
AMLO celebró este acuerdo como un triunfo en su mitin deslucido de Tijuana este sábado. En su retórica, todavía, ofreció a Trump la mano franca –sin la rosa blanca cultivada de Martí– en vez del puño cerrado del radical activista. AMLOVE y la otra mejilla. Por su parte, Trump intercaló sus jugadas, un día agradeció la cooperación para el acuerdo; y ayer adelantó que “se acordaron cosas que no se mencionaron en el comunicado de prensa, (pero que) se anunciarán en el momento adecuado”. “México hará cosas que nunca ha hecho”, dijo. ¿Qué más hubo que no se dijo?


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>