Categorias

Andrés el magnánimo

Javier Roldán Dávila
  • La insoslayable brevedad

    Javier Roldán Dávila

    Parece que para la cuarta transformación…hay que mover a México

    En los últimos días hemos visto a un Andrés Manuel López Obrador harto meloso, reparte indulgencias al por mayor, sólo nos falta que levite.

    Al final de un desayuno que sostuvo con José Antonio Meade, el tabasqueño se desvivió en elogios al calificarlo de decente, bueno y honorable, actitud con la que el priista ‘fake’ no fue recíproco, únicamente le deseo éxito.

    Claro, todo indica que la decencia y bondad de Pepe Toño, están fundadas sobre su fallida intención de ser presidente de México en representación de la maligna mafia del poder, pecadillo venial en tiempos de jubileo.

    Pero ahí no para la cosa, en un encuentro con ingenieros, el señor López se refirió a Carlos Slim de la siguiente manera: “con su imaginación, con su esfuerzo, con su talento, es un ejemplo en México y en el mundo por ser uno de los empresarios más exitosos”.

    Lo que no precisó el virtual presidente electo,  es si el precio de remate con el que Slim se embolsó Teléfonos de México, fue producto de su talento para hacer aliados, ya saben Carlos and Charlie’s.

    Sería recomendable, que la austeridad republicana que tanto pregona aplicará en su gobierno, llegue al discurso del futuro Tlatoani, porque tanta y obsequiosa adjetivación, suele ser fastidiosa.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>