Categorias

¡AMLO-jolí de todos los moles!

La insoslayable brevedadJavier Roldán Dávila

Javier Roldán Dávila

En este caso, el único perdón posible es intentar reparar el daño

No llegamos a cuatro meses de la actual administración y ya confirmamos que el presidente López Obrador va a todas, no deja títere con cabeza.

En sus famosas mañaneras habla de cualquier tema como si fuera experto en todo lo que le preguntan. Decreta lo que es bueno y lo que es malo, estigmatiza y exonera.

Sin embargo, hay un tufillo en el tabasqueño que nos recuerda la omnipresencia de los viejos tlatoanis priistas: el inagotable Luis Echeverría que ‘reventaba’ a sus colaboradores con sus exigencias. El todólogo José López Portillo que jugaba Tenis con Raúl Ramírez o buceaba con Fidel Castro en el Mar Caribe.

Ahora, no conforme con hacer la 4T en México (dice), el señor López pretende liderar la reconciliación histórica en Hispanoamérica. En realidad no sabemos quién le encargó la chamba, pero por lo pronto, el gobierno español lo bateó. En lo que toca a los Papas, los últimos tres han pedido disculpas a los pueblos originarios de Latinoamérica por la Conquista, por lo tanto, sobra exigirlo de nuevo, más bien parece ‘adorno’.

Pero si en realidad le preocupa tanto el tema, sugerimos al presidente que empiece por dinamitar la Catedral de la CDMX y que, además, devuelva la Rivera Maya a los mayas o la Costa Esmeralda a los Totonacas, el buen juez por su casa empieza.


Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>